Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, estás aceptando nuestra política de cookies. Pero puedes cambiar la configuración en cualquier momento. Más información

Aceptar

Noticias

Tilikum, de Islandia al infierno.

6 de abril 2016

Tilikum es una orca macho que nació aproximadamente en 1981 en aguas cercanas a Islandia. Vivió libre y acompañado por su familia y su madre hasta que en 1983, Don Goldsberry (que ya llevaba unos años capturando orcas en el Pacífico) decidió atraparle para sacar dinero con su venta.

(Orca en Islandia)

Primero Tilikum permaneció un año esperando en el Hafnarfjörður Marine Zoo en Reykjavic, dando vueltas en círculos y flotando en la superfície de una diminuta piscina donde sólo podía oír el ruido del sistema de filtrado del agua. Algunos creen que su psicosis debida a la cautividad empezó en ese lugar.

En 1984 le transportaron hasta Sealand, en Canadá, con dos orcas hembra, Haida y Nootka, que le atacaban de vez en cuando, a una piscina de 30x15 metros. Allí le entrenaron y le obligaban a actuar 8 veces al día, cada día de la semana. Las tres orcas sólo recibían comida si realizaban bien los ejercicios que se les pedía, cuando alguno fallaba, ninguno recibía premio; así que había muchas tensiones entre los animales.

(Tilikum en Sealand, Hayleigh, OrcaHome)

En 1991, Keltie Byrne, la entrenadora, se cayó al tanque y Tilikum la llevó al fondo hasta que la mujer murió ahogada. Poco después, el parque puso en venta a las orcas y SeaWorld compró al que consideraron "un buen semental", la orca más grande en cautividad (casi 6 toneladas y casi 7 metros de longitud) por 1 millón de doláres. 

Así que desde 1992, SeaWorld ha estado usando a Tilikum en sus programas de reproducción. Actualmente la mayor parte de las orcas de SeaWorld nacidas en cautividad, son descendencia suya. 

Durante años, en SeaWorld le siguieron entrenando para espectáculos y para poder extraerle semen para hacer inseminación artificial de la mayorías de las orcas hembra de los parques de Estados Unidos. Siempre ha mostrado claros signos de estrés y ansiedad, dedicándose especialmente a morder los barrotes de metal de la piscina, razón por la cual Tilikum tiene serios problemas dentales todavía a día de hoy.

En 1999, al abrir el parque, los trabajadores se encontraron el cuerpo sin vida de un hombre, Daniel Dukes, en la espalda de Tilikum, que le arrastraba por la piscina. Este caso sigue siendo un misterio ya que los vídeos de vigilancia del parque jamás salieron a la luz pero SeaWorld afirma que el hombre entró forzando la seguridad de las puertas, la noche anterior.

Los siguientes 10 años no mejoraron la vida de Tilikum, cuya depresión le hace presentar comportamientos anormales y repetitivos, además de tener episodios de agresividad. Seguramente por esa razón, en 2010 mató a su entrenadora Dawn Brancheau, justo al acabar el espectáculo, delante de los visitantes. Tras el incidente, le mantuvieron en una pequeña instalación trasera en la que apenas cabía.

 (Foto extraída de SeaWorldofHurt)

Después de un año de aislamiento y en el que enfermó, volvió de nuevo a participar en los contínuos espectáculos circenses del parque.

El pasado día 8 de Marzo de 2016, la empresa anunció que Tilikum estaba enfermo y poco después se pudo comprobar que su salud había mejorado un poco pero SeaWorld no ha actualizado la información desde entonces. 

(Foto SeaWorldCares)

 

El documental Blackfish, de Gabriela Coperthwaite, se estrenó en 2013 para mostrar el sufrimiento que padecen las orcas que viven en cautividad. El éxito del documental fue rotundo y el efecto que tuvo en la conciencia del público sigue viéndose día tras día, incluso habiendo llevado a la empresa SeaWorld perder ganancias (las acciones cayeron un 33% tras el estreno), y a tomar la decisión recientemente de dejar de reproducir orcas en sus parques. 

En el libro de Tim Zimmermann, Killer in the Pool, de 2014, se explica la triste vida de Tilikum y detalla los riesgos que puede tener el intentar someter a estos grandes animales.

Entrevista a John Hargrove, que promovió el documental y que fue entrenador de orcas de SeaWorld

Y en esta otra entrevista puedes escuchar el testimonio de Samantha Berg, que fue entrenadora de Tilikum y otras orcas en SeaWorld.

En esta página de Facebook se pide que se retire a Tilikum a un santuario, para que pueda descansar por fin. 

 

 

 

Una iniciativa de:
SOSdelfines es miembro colaborador de:

Política de cookies