Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, estás aceptando nuestra política de cookies. Pero puedes cambiar la configuración en cualquier momento. Más información

Aceptar

Noticias

Cuarto Milenio fomenta una terapia falsa

30 de enero 2017

En el programa titulado “Animales que curan” emitido la noche del 29 de Enero de 2017, Cuarto Milenio invitó a varias personas y realizó algunos reportajes sobre distintos animales que se utilizan para terapia. Desde SOSdelfines creemos necesario hacer una reflexión para quienes todavía se toman en serio cualquier cosa que sale por televisión.

Leones marinos, aves rapaces e incluso delfines aparecían como los grandes “curadores”, atribuyéndoles lo que parece ser habilidades mágicas para sanar a las personas que están, no sólo cerca de ellos, sino tocándoles.

Que “las ondas transmitidas por los delfines fomentan la recuperación”, que “los ultrasonidos que producen estimulan el hipotálamo y, por tanto, las endorfinas”. Incluso que “en otros países”, comentaba un invitado, “los resultados que se obtienen con delfines son realmente satisfactorios”.

Eso sí, tales afirmaciones sin aportar ninguna referencia científica, ninguna publicación o estudio que lo pruebe. Con algunos testigos que afirman que sus hijos salieron beneficiados y que hasta médicos les habían recomendado estas terapias; decidieron que podían confirmar la validez de esta actividad que es un negocio.

Por supuesto, en casi todas las intervenciones ya visionaban críticas por parte de “los animalistas” y comentaron, esto sí que es verídico, que este sector no creemos en la terapia asistida con delfines.

Ni “los animalistas” ni los científicos de hecho. Una cosa es que un niño mejore por efecto de pasar tiempo en familia, realizando una actividad nueva, incluso por estar dentro del agua; y otra muy distinta es que mejore sólo por el hecho de que en esa actividad haya animales como los delfines. Y poder diferenciarlo es importante. Porque determina que no es necesaria la presencia de un delfín en todo este asunto, que un delfín no debe ser utilizado para estas cuestiones, poniéndole en riesgo a él e incluso al niño.

 

Ni siquiera la organización por la conservación de cetáceos ACCOBAMS aprueba el uso de estos animales con fines terapéuticos, precisamente por la falta de evidencia en cuanto a su efectividad.

Incluso en los lugares donde se ofrece esta posibilidad, como pueden oir en este vídeo grabado en Aqualand, Tenerife; advierten de que la actividad se trata de “ocio interactivo con los delfines” y "nunca en nuestro programa inculcamos la posibilidad de curación por medio de los delfines, ya que esto no es cierto y conlleva a falsas esperanzas y engaños".

A día de hoy, no hay excusa para seguir ofreciendo delfinoterapia o defendiéndola. Y especialmente, como dijo uno de los tertulianos, porque los delfines son animales “de capacidades cognitivas altas y con un cerebro muy parecido al del ser humano”; no debería fomentarse una terapia que lleva intrínseca la necesidad de mantener a los delfines en cautividad.

No existe actualmente ninguna regulación para realizar esta actividad y eso deja aún más vulnerables a las familias que deciden probarlo. No se requieren controles de higiene, no hay una normativa sobre la intensidad de la interacción…con lo cual los riesgos de zoonosis y de lesiones por el hecho de interactuar con una especie salvaje de grandes dimensiones son elevados.

El año pasado escribimos a la editorial Edelvives precisamente por un libro de texto en el que hablaban de esta actividad, y procedieron a rectificar tras informarse debidamente. Esperamos que Cuarto Milenio y Cuatro hagan lo propio.

Los interesados pueden consultar las siguientes referencias: Enunciado de expertos de ACCOBAMS, Artículo de Lori Marino, Paper de la publicación científica Anthrozoos, Paper de la publicación científica Autism Research and Treatment, Informe de la Whale and Dolphin Conservation, Artículo de Joan Gonzalvo.

“En el centro de todos estos programas de delfinoterapia se encuentra la explotación comercial de niños y delfines vulnerables” Betsy Smith, antigua pionera de la delfinoterapia.

“Sería irresponsable y profesionalmente anti-ético para la comunidad médica promover o apoyar la delfinoterapia como una prescripción apropiada” Jonathan Balcombe, PhD. Comité de Médicos por una Medicina Responsable.

 “Miles de familias visitan las instalaciones donde se realiza la delfinoterapia y se van sin haber conseguido más de lo que habrían obtenido interaccionando con un cachorro de perro” Lori Marino, PhD Neurociencia y Biología del Comportamiento en la Universidad de Emory, EEUU.

“Hasta la fecha, no existen estudios que prueben o muestren indicadores de que la delfinoterapia es más efectiva que cualquier otra terapia asistida con animales” Karsten Brensing, PhD y experto en cetáceos.

 

 

Una iniciativa de:
SOSdelfines es miembro colaborador de:

Política de cookies