Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, estás aceptando nuestra política de cookies. Pero puedes cambiar la configuración en cualquier momento. Más información

Aceptar

¿Sabías que en términos de tamaño y complejidad del cerebro, las belugas están entre los cetáceos más inteligentes?

¿Sabías que en términos de tamaño y complejidad del cerebro, las belugas están entre los cetáceos más inteligentes?

Los cerebros de las belugas son realmente grandes. Pesan alrededor de el doble que el cerebro humano y son más del doble del tamaño que se esperaría para un mamífero de su peso corporal. Eso significa que, como los humanos, les queda mucho potencial cerebral teniendo en cuenta el que necesitan para el mantenimiento del cuerpo. Esto significa mucho tejido cerebral dedicado a todas las capacidades "embriagadoras" como la resolución de problemas, las emociones y la comunicación.

Los cerebros de las belugas tienen varias características que sabemos que están relacionadas con la inteligencia compleja en todos los mamíferos. Su neocórtex - la parte del cerebro involucrada en el pensamiento analítico, la autoconciencia, el razonamiento, la percepción y la comunicación - tiene incluso más pliegues (conocidos como convoluciones) que el cerebro humano, lo que significa que la superficie es mayor.

Esta elaboración expansiva del neocórtex sugiere que las belugas pueden tener incluso más elementos de procesamiento en su neocórtex que nosotros.  Apenas hemos empezado a entender lo que eso significa en términos de las sofisticadas formas en que pueden estar procesando información en comparación con la forma en que los humanos lo hacen.

Una forma en que sabemos que los delfines y las ballenas procesan la información de forma diferente a los humanos es que la parte de su neocórtex que procesa primero el sonido está justo al lado (adyacente) de la parte de su neocórtex que procesa primero la visión. Esto es muy diferente de la forma en que se organizan los cerebros humanos: nuestras entradas sonoras y visuales tienen que pasar por un montón de "territorio" cerebral antes de juntarse. Los científicos piensan que la adyacencia cortical, como se denomina, en los cerebros de los delfines y las ballenas puede facilitar la ecolocalización, en la que el sonido y las imágenes visuales son intercambiables.

Toda esta potencia cerebral hace que las belugas sean naturalmente curiosas sobre su entorno e incapaces de soportar las condiciones estériles e inmutables de un tanque de hormigón. Y esos grandes cerebros permiten a las belugas haber aprendido tradiciones culturales que pasan de una generación a otra. Eso significa que guardan muchos conocimientos almacenados en sus memorias. Al igual que nosotros, necesitan explorar, investigar, jugar, aprender y ser desafiadas tanto por su entorno vivo como por el físico.

Y eso es lo que Whale Sanctuary Project, junto a otros santuarios, proporcionará a sus residentes: una oportunidad para ejercitar finalmente esos grandes y hermosos cerebros de las belugas.

Traducido de la fuente original: https://whalesanctuaryproject.org/big-and-beautiful-the-beluga-brain/

info@sosdelfines.org