Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, estás aceptando nuestra política de cookies. Pero puedes cambiar la configuración en cualquier momento. Más información

Aceptar

Noticias

En Octubre llega Blackfish a los cines de España

16 de septiembre 2013

Llega el documental que está sacudiendo las bases de la industria de la cautividad de cetáceos

Blackfish es una dura crítica de la explotación comercial de los magníficos seres salvajes que son las orcas. Tras ver esta película, escuchar los testimonios de ex entrenadores y conocer la evidencia, pocos creen que esta explotación no deba acabar. Ya. En el debate sobre la cautividad de orcas no hay grises, puramente blanco y negro.  

La intención de su directora, Gabriela Cowperthwaite,  no era la de hacer una película que cambiara nuestra relación con esta especie para siempre. Pero lo hizo. Cuanta más evidencia y testimonios recopilaba, menos dudas había respecto a la idoneidad de mantener orcas en cautiverio y del trauma, estrés y frustración que sufren estos animales privados de su libertad. Asimismo expone la peligrosidad del contacto directo de estos animales traumados con las personas.

Con Blackfish empieza un impulso imparable hacia un cambio. Hacia un rechazo generalizado a la cautividad y la exhibición de orcas, hacia la búsqueda de un entretenimiento más ético y respetuoso con los animales.

"Blackfish" se centra sobre la orca Tilikum mantenida en el parque Sea World de Orlando se estrenó en julio en el Festival de Sundance, concretamente en su actuación del 24 de febrero del 2010, cuando atacó y acabó con la vida de su entrenadora Dawn Brancheau, su tercera víctima mortal, ante decenas de espectadores, muchos de ellos menores de edad.

"Fue una noticia que me impresionó mucho. Nunca había escuchado nada semejante, y me pregunté por qué una entrenadora con 16 años de experiencia, la más experimentada de SeaWorld, muere atacada por animal que con el que tiene una relación, y que presumiblemente se conocen uno al otro y que se aman mutuamente", dijo Cowperthwaite.

Además de causar la muerte a Dawn Brancheau en 2010, Tilikum estuvo involucrada en 1991 en la muerte de otra entrenadora en el parque canadiense de Sealand, y en 1999 un hombre apareció muerto sobre la espalda del cetáceo tras entrar durante la noche en el tanque de la orca. 

Una iniciativa de:
SOSdelfines es miembro colaborador de:

Política de cookies