Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, estás aceptando nuestra política de cookies. Pero puedes cambiar la configuración en cualquier momento. Más información

Aceptar

Noticias

El alarmante estado de la aleta dorsal de la orca Keet

9 de octubre 2013

Keet es una orca macho de 20 años de edad que vive en Sea World, San Diego. Su aleta dorsal se encuentra totalmente caída y las mordeduras que esta orca presenta en la extremidad superior de su cuerpo abren un debate sobre la falta de cuidados y el incumplimiento de la ley de protección animal por parte de SeaWorld.  La duda que se plantea es sobre si los motivos causantes de esta mutilación son debidos a un virus o por el ataque de otra orca.

 

En un vídeo recientemente publicado en YouTube, los visitantes capturaron imágenes de cómo la orca Keet, muy obediente, sale fuera de la piscina médica para que la veterinaria le haga las curas de la aleta dorsal que se ve muy afectada a simple vista. El aspecto de sus heridas muestra un grave estado de infección y putrefacción por eso se le aplica cirugía láser, en un intento de cauterizar la carne irregular de su aleta.

 

La pregunta es, ¿qué le ha pasado a este animal? Algunos expertos afirman no haber visto nada igual.

 

 

En el caso de que sea por el ataque de otra orca, no sería la primera vez que sucede entre este tipo de animales en cautividad. Además del estrés y el maltrato que reciben, esta orca en concreto ha tenido una dura vida que le ha podido dejar graves secuelas.

 

Separado del lado de su madre en Texas con tan sólo 20 meses de edad , Keet fue enviado a Florida . En 1999, se trasladó a California y , al año siguiente , a Ohio. Un año más tarde, regresó a San Diego. En 2004, fue enviado a Texas y , el año pasado , enviado una vez más a California para luego volver a San Diego.

 

Se conocen múltiples casos de otros de su misma especie que han atacado a sus compañeros de tanque o se han auto lesionado ellos mismos a causa de la desesperación.

 

Las lesiones de Keet parecen un poco a las que se sufría su padre Kotar, también en la parte posterior de la aleta dorsal, cuando era joven. Kotar estuvo involucrado en algunos episodios violentos. En una ocasión le mordió el pene a la orca que convivía con él. En 1995 murió debido a una fractura en el cráneo que se ocasionó al golpear su cabeza contra la valla metálica del recinto donde le mantenían.

 

Mientras que en cautividad las aletas dorsales de absolutamente todas las orcas macho están caídas, en la naturaleza este fenómeno sólo se observa en entre el 1 y el 5% de los machos de ciertas poblaciones. Engañosamente, algunos parques acuáticos lo atribuyen a la gravedad.

 

SeaWorld no quiere admitir que Keet está estresado, particularmente porque, según la ley (Animal Welfare Act) de los EEUU “Los mamíferos marinos no pueden mantenerse junto a otros animales que les causen estrés, malestar o que interfieran en su salud” y entonces se trataría de una violación de esta legislación. De todas maneras, si la culpa no es del estrés sino de una infección vírica, Keet debería estar aislado hasta que se recupere. .

Tags: Orcas
Una iniciativa de:
SOSdelfines es miembro colaborador de:

Política de cookies