Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, estás aceptando nuestra política de cookies. Pero puedes cambiar la configuración en cualquier momento. Más información

Aceptar

Noticias

Ni delfines ni orcas para las Olimpiadas en Sochi

11 de febrero 2014

La captura de cetáceos salvajes ha sido durante muchos años, y sigue siendo hoy en día, un modo de inversión para las empresas que se encargan del proceso y que después los venden por grandes cantidades de dinero a los diferentes delfinarios del mundo para sus espectáculos acuáticos.

El pasado 5 de Febrero confirmaba el investigador de orcas ruso Erich Hoyt que finalmente “No se exhibirán orcas en las Olimpiadas de Sochi” y “ningún delfín llevará la antorcha, tal y como se había propuesto anteriormente por la región. Ambas declaraciones confirmadas por el Presidente, Comité Olímpico de Sochi.” Erich es el autor del libro ‘Orca: The Whale Called Killer’, y en 1999 ayudó a fundar el ‘Proyecto Orca del Extremo Oriente de Rusia’ (FEROP) para estudiar las poblaciones de orcas rusas.

Según algunas noticias Rusas, se hablaba de la posibilidad de utilizar un delfín mular para parte del relevo de la antorcha oficial de los juegos olímpicos el día 4 de Febrero (3 días antes de la inauguración de los juegos), espectáculo en el que el delfín iba a llevar a una persona montada encima que llevaría dicha antorcha. Sin embargo, después de toda la polémica que esta noticia creó y de todas las quejas y peticiones que se han hecho al gobierno ruso, las diversas federaciones olímpicas nacionales y a los sponsors de los juegos Olímpicos, parece ser que la presión social internacional ha conseguido que esto no sucediera y ningún delfín ha formado parte del espectáculo del relevo de la antorcha.

El delfín iba a ser seleccionado de uno de los tres delfines (Mona, Lada y Basya) que actualmente se encuentran en el delfinario Sea Star de Sochi, el cual abrió sus puertas en el 2005. Los delfines mulares del Mar Negro están clasificados ‘en peligro’ en la Lista Roja de especies amenazadas de la IUCN y son reconocidos como una subespecie de delfín mular (Tursiops truncatus ponticus), con diferencias morfológicas de los delfines del Atlántico y del Pacifico. Además, esta subpoblación también se diferencia genéticamente de los delfines mulares del este y oeste del Mediterráneo y del noreste Atlántico.

También parecía estar planeado transportar a dos orcas, capturas en el mar de Okhotsk (al este de Rusia), al delfinario de Sochi a principios de Diciembre del 2013, aunque no se sabía con certeza si para los juegos Olímpicos. De nuevo, esta noticia revolucionó a todos los que están en contra de la cautividad de estas maravillosas criaturas, y la presión social a través de peticiones y quejas en Twitter parece que de nuevo ha logrado parar estos planes por ahora.  Sin embargo, parece que estas dos orcas (una hembra de 7 años llamada Narnia y un macho joven), enviadas desde Vladivostok (en la costa este de Rusia), permanecerán un tiempo en Moscú en el nuevo acuario que se encuentra en proceso de construcción del ‘All-Russia Exhibition Centre’.  

La captura de orcas es en especial una práctica cruel y anti-ética, ya que separa y desestructura familias enteras. El proceso resulta muy traumático y llega incluso a causar la muerte tanto de los individuos capturados como los que persisten juntos a ellos, sufriendo al ver como capturan a miembros de su familia. Estos mamíferos, que suelen nadar 160 km al día y pueden crecer hasta los 7m de longitud, son encarcelados en pequeños tanques de cemento después de horas de viaje en pésimas condiciones, y condenados a años de privación sensorial.

Esta práctica ha sido ya prohibida en muchas zonas como E.E.U.U. y en Europa, pero desafortunadamente todavía persiste e incluso ha empezado a practicarse en zonas del norte como Islandia y en este caso Rusia, que ya cuenta con 17 parques marinos. Actualmente se calcula que hay unas 54 orcas cautivas en 7 países alrededor del mundo (unas 12 fueron capturadas del mar, aunque 2 de ellas empezaron como supuestos ‘rescates’), 8 de ellas en Rusia.

En los últimos dos años, ha incrementado de manera repentina y agresiva la captura de orcas salvajes en aguas rusas por el consorcio de compañías rusas ‘White Sphere’, del cual forma parte el acuario de Sochi, que además de capturar mamíferos marinos también se dedica a construir y dirigir diversos acuarios en Rusia. En Agosto del 2012 se capturó a una orca hembra en el mar de Okhotsk (Narnia) y se transfirió a una instalación en el mar cerca de Vladivostok, donde permanecía hasta ahora. En Agosto de 2013 se capturaron 7 orcas más también en el mar de Okhotsk, que fueron transportadas por tierra a cientos de kilómetros hasta la misma instalación donde se encontraba Narnia. Estas han sido las primeras orcas capturadas desde 2003, lo que deja por sentado que este comercio se está reavivando. Se dice que el resto de orcas que no han sido transportadas a Moscú (6), han sido enviadas a China donde al igual que en Rusia todavía no existe ningún delfinario con espectáculo de orcas, por lo que se cree que probablemente las orcas están siendo entrenadas para los shows.

Sin duda no deberíamos bajar la guardia, ya que por lo visto se han expandido las instalaciones existentes para delfines cautivos en el puerto del Mar Negro Ruso de Sochi, y se han construido nuevos acuarios desde que se decidió que Sochi iba a ser ciudad embajadora de los Juegos Olímpicos. Además, según Erich Hoyt, el ‘Sochi Dolphinarium’ estuvo implicado en la captura de las 7 orcas en el mar de Okhotsk en 2013, por lo que podría esperarse que las orcas acabaran siendo transportadas a Sochi.

Sin embargo, la oposición pública al cautiverio de los cetáceos es cada vez mayor, lo cual podría ser en gran parte gracias al documental ‘Blackfish’ (2013) que expone la crueldad del cautiverio y muestra cómo se han realizado algunas de estas capturas a lo largo de la historia: como se utilizaban barcos, explosivos y redes para atrapar a decenas de orcas y así poder capturar a las crías para enviarlas a los parques marinos (la mayoría de SeaWorld). El documental cuenta cómo una orca macho (Tilikum) se ha vuelto ‘psicótico’ (ha sido implicado en la muerte de 3 personas) como resultado de la vida de cautiverio a la que ha sido desterrado desde muy pequeño, y del estrés y problemas que está le han causado.

Erich Hoyt junto a FEROP están haciendo lobby al gobierno Ruso para eliminar los permisos de captura de orcas en el mar de Okhotsk para este 2014. Sin embargo, Erich Hoyt es realista y ve claramente que solo hay una manera de conseguir que la captura de orcas, así como de otros cetáceos, realmente pare: “Gran parte depende de cuánta gente por año paga para ir a SeaWorld en los E.E.U.U., así como los que pagan para ir al creciente número de instalaciones en China, Japón y Rusia,”… “Si no hay demanda por parte de los dueños de estas instalaciones y del público, el precio de venta bajará y al final podría haber muy poco o nada de ‘suministro’ a la venta. Sería entonces cuando el tráfico de orcas podría finalizar.”

Si quieres saber más sobre las capturas de orcas en Rusia, visita http://us.whales.org/blog/erichhoyt/2013/11/russian-orca-captures-inside-story.

Si quieres saber más sobre la cautividad de los cetáceos y los problemas asociados, podrás encontrar más información en nuestra página web y en http://uk.whales.org/issues/captivity

Autora: Alicia Cardona

Una iniciativa de:
SOSdelfines es miembro colaborador de:

Política de cookies