Noticias

Edelvives decide modificar el contenido de un libro en favor de los animales

11 de enero 2016

¡Gracias a todos por hacer llegar el mensaje a Edelvives!

Mostrando una gran preocupación por la protección de los animales, y con la intención de reflejarlo de la mejor manera en sus libros, han decidido rectificar y sustituirán el texto en cuestión por otro "relacionado con las amenazas que acechan a los cetáceos".

Felicitamos a Edelvives por esta decisión y esperamos que sirva de ejemplo para futuros textos y resto de editoriales.

Hay que educar con empatía desde el primer momento. 

 

Aquí podéis leer el histórico del caso:

En esta imagen podemos ver el contenido de un libro de Ciencias de la Naturaleza de 4º de Primaria, editado por Edelvives en su colección Superpixépolis. El título del texto es "Delfines que curan" y dentro del mismo se asegura que "los sonidos que emiten los delfines provocan un efecto relajante y tranquilizador en las personas" y que "el placer de nadar y compartir juegos con estos mamíferos tan divertidos, mejora la salud".

Desde SOSdelfines nos parece inaceptable que se fomenten las interacciones con delfines desde las escuelas. Además, los libros de texto deberían seguir cierto rigor académico y ofrecer información verdadera y documentada; en cambio en este caso, se hacen afirmaciones falsas de las que no existe ningún tipo de evidencia científica. Por esa razón, varias entidades de defensa animal nos pusimos de acuerdo para enviar esta carta a Edelvives:

Estimados Señores,


Les escribimos desde SOSdelfines, Sea Shepherd, PROMAR, FAADA y BlueWar; asociaciones que trabajan, entre otras temáticas, por la defensa de los cetáceos.


Nos ha sorprendido mucho leer uno de los textos publicados en su libro de Ciencias de la Naturaleza de la colección Superpixépolis destinada a alumnos de 4º de Primaria.


El texto en cuestión (adjunto) habla sobre los delfines y de cómo curan y mejoran la salud de las personas. Aparece la imagen de un niño besando a un delfín bajo el agua en una piscina y se afirma que “los sonidos que emiten los delfines provocan un efecto relajante y tranquilizador en las personas”.


Entendemos que con esta información tenían por objeto transmitir a los alumnos y alumnas el amor y respeto por los animales, tal y como podemos leer en las preguntas que aparecen en la parte inferior de la página y en las que se insta a pensar en formas de protección de los animales.


Por desgracia, permítannos que discrepemos en que el texto y la información que en él se facilita, consiga tal fin: por un lado, la imagen y la actividad que se describe (la delfinoterapia) se engloban en el contexto de la cautividad. Los delfines se capturan en el mar o son descendencia de delfines que fueron capturados y obligados a reproducirse en instalaciones cerradas. Para capturar un delfín, muchos mueren por el camino debido al estrés o son sacrificados por no cumplir los cánones para ser comercializados.


Los delfines en cautividad son obligados a vivir en un ambiente carente de estímulos, con un grupo social anti-natural y sin posibilidad de desplazarse los 65-160 km que harían en su hábitat. Les invitamos a conocer más acerca de esta problemática en cualquiera de nuestras páginas web, con información contrastada y bien documentada.


Por otro lado, la información que se da sobre la delfinoterapia carece de validez científica pues no existen evidencias de que estos programas sean efectivos. De hecho, tal y como publicó Britta L. Fiksdal en la revista científica “Autism Research and Treatment” (Volumen 2012, Article ID 839792, 2012); los pocos estudios que se habían realizado para intentar probar la eficacia, tenían errores en relación al método y al análisis y, por lo tanto, no sirven de referencia. Es curioso que uno de los centros que realiza esta actividad en España, Aqualand, explica al público general que “no es cierta la posibilidad de curación por medio de los delfines”, pueden verlo en este vídeo. En realidad, la delfinoterapia es un negocio que se aprovecha de la necesidad de ciertas familias desesperadas por ayudar a sus hijos o hijas. La hidroterapia (utilización del agua como terapia) sin delfines, o las terapias asistidas por perros, pueden ser alternativas éticas que no implican la explotación de ningún animal salvaje ni los riesgos que éstos suponen.


Nos parece que la idea de acercar a los niños al mundo marino y despertar su pasión por los animales es magnífica. Sin embargo, transmitirles el mensaje de que es aceptable mantener delfines en cautividad y utilizarles para distintas actividades de lucro y ocio; es incoherente con el objetivo y fomenta valores fuera de la ética que suponemos ustedes quieren impulsar en las personas.


A pesar de las incesantes campañas que circulan por todo el planeta contra el maltrato animal en general y contra la cautividad de cetáceos en particular; sabemos que todavía quedan personas que, sin la información suficiente en la mano, caen precisamente en las redes de esta industria.


Por esa razón, el objetivo de nuestro escrito es trasladar toda la información a su conocimiento para que revisen el contenido de todos sus libros en el futuro y, esperamos, retiren la página mencionada de un libro que va destinado a educar sobre ciencias y naturaleza.


Les animamos a que, por el contrario, incluyan en sus materiales educativos, contenidos sobre las problemáticas que acechan a los cetáceos en todo el mundo, y sobre las consecuencias que la cautividad tiene para los individuos en cuestión y para las especies involucradas. Desde cualquiera de las organizaciones firmantes estaremos encantados de proporcionarles más información en este sentido.


Esperamos una respuesta por su parte con las apreciaciones que quieran hacernos e informándonos de la posición que deciden tomar con respecto al libro en particular y futuras ediciones del mismo.


Muchas gracias.

 

 

 

Una iniciativa de:
SOSdelfines es miembro colaborador de: